Noticias | Agenda

Diego Cantero: «Escuchar mis letras en boca de otros es abrir un universo nuevo»

El molinense, alma máter de Funambulista, estará esta noche con su banda en el Teatro Romea de Murcia
04-03-2017 11:08
0 votos
Diego Cantero: «Escuchar mis letras en boca de otros es abrir un universo nuevo»

Diego Cantero: «Escuchar mis letras en boca de otros es abrir un universo nuevo»

Dual, lo nuevo de Funambulista, entraba directamente al número 4 de la lista de los más vendidos en su primera semana, un logro que corrobora la gran acogida del público al tercer álbum de estudio del proyecto del molinense Diego Cantero, quien, no solo lidera la banda, sino que es uno de los compositores más solicitados de los últimos años en el pop español: compone para Raphael, Malú o Abel Pintos (Premio Gardel Argentina) entre otros.

En Dual, producido por Tato Latorre, canta a dúo con algunas de las voces más notables de la música en español: Rozalén, Pablo Alborán, Antonio Orozco, Dani Martín, Bebe, Andrés Suárez, Maldita Nerea, Efecto Pasillo, David Otero, India Martínez, Leire Martínez, Marwan, Marco Mengoni y Abel Pintos colaboran con Cantero en este nuevo trabajo, el de su debut con Sony Music, para convertirse así en el tercer artista de la compañía que publica un disco con este concepto, como ya hicieran India Martínez y Malú.

Funambulista ha agotado con varias semanas de antelación todas las entradas a la venta para sus conciertos en Madrid y Murcia (mañana en el Romea), lo que ha provocado la apertura de tres nuevas fechas: dos en Madrid y otra en Murcia, el 19 de mayo en el Teatro Circo.

Lo nuevo de Funambulista entró directamente al número 4 de los más vendidos, las entradas de tus conciertos se agotan rápidamente... Por fin llegó el reconocimiento masivo. ¿Cómo lo llevas, Diego?
Pues muy agradecido de vivir este momento, con la sensación de estar recogiendo algo de lo sembrado y, al mismo tiempo, de comenzar una nueva etapa. Es muy reconfortante ver todo lo que está pasando con las canciones; son ellas las que siempre mandaron, y estoy muy feliz de que encuentren su sitio acompañando la vida de otras personas.

Rozalén, Pablo Alborán, Orozco, Dani Martín... Todos ellos colaboran en tu debut con Sony Music. ¿Supone un fuerte respaldo?
Sin duda. Estar junto a estos grandes músicos y compositores es una garantía. Este disco existe gracias a ellos, a su generosidad y a las ganas de compartir. Aún me cuesta creer que haya conseguido juntar a este grupo de artistas, que todo esto que un día imaginé ahora sea verdad.

El concepto ‘dual’ propuesto por Sony ya se había grabado con dos artistas anteriormente. ¿Cómo surgió la idea de hacerlo contigo?
Cuando fiché con Sony les propuse hacer este disco. Parecía pronto para hacer este tipo de proyecto, pero les pedí que me dejaran intentarlo. Los fui llamando con la gran suerte de que dijeron que sí. A partir de ahí, fue cuestión de piel, de vernos en un estudio y jugar un rato hasta que dábamos con una versión que nos llenaba.

¿Cómo valoras y describes Dual?
El disco de mi vida. Siempre digo con cierta ironía que es mi disco póstumo, pero con salud y juventud para gozarlo.

¿Qué ha motivado estas canciones y colaboraciones?
Las ganas de que un grupo de canciones que creía que no habían tenido su recorrido lo tuvieran. Por otro lado, la necesidad de compartir las historias que cuentan con otra gente que las entienda y les diera su interpretación.

¿Estudiaste qué canción sería la que mejor encajaría con cada artista? ¿Hubo alguna premisa para participar en este disco?
Fue un ejercicio que hice junto a Tato Latorre, mi productor. Ya habíamos escrito canciones para otros artistas, así que nos pusimos a imaginar qué canción con qué artista. Debió salirnos bien porque todos aceptaron su tema y no hubo ningún conflicto. El requisito principal es que fueran autores de canciones. Pensé que habría más nexos de unión que con artistas que se dedican a interpretar.

¿Hay alguna colaboración que eches en falta? ¿Te habría gustado Sabina? ¿Lo intentaste?
Tú lo has dicho. Me hubiese encantado, la verdad. Sabina es para mí el mejor, pero ni lo intenté. Ahora que me lo planteo, no sé por qué.

¿Ha resultado sencillo colaborar con tantos artistas?
Fuimos grabándolo por partes conforme iban cuadrando las agendas, pero ha resultado mucho más sencillo de lo que podría parecer. Todos lo pusieron muy fácil.

¿Hasta qué punto los colaboradores le han dado un valor nuevo a las canciones?
Escuchar mis melodías y mis letras en boca de otros es abrir un universo nuevo. Son nuevos senderos dentro del camino que me sorprenden y acaban devolviéndome la experiencia y el sello de cada uno. Acabo incluso encontrando otro sentido a las letras.

¿Respeto?
Todo el del mundo. Son gente a la que admiro y es raro tenerlos a tu vera. Pero a los diez minutos ya se me olvidaba y nos poníamos a cantar, y entonces daba igual si eran más o menos conocidos.

Has dicho que «si suenas en la radiofórmula, no suenas en Radio 3».
Ojalá me equivoque y mañana nos empiecen a poner también en esa radio. Lo que vengo a decir es que la música como yo la entiendo sirve para acompañar. A veces heavy metal, a veces cantautores, otras pop, a veces clásica, sin ponerse ninguna chaqueta, ni juzgar si esto es más o menos auténtico.

No habías compartido la autoría de una canción, pero en esta ocasión lo has hecho con Dani Martín. ¿Qué ocurrió para que sucediera?
Surgió así. Hace un tiempo quedamos para componer algo, después tuve la idea de hacer Dual, y lo vimos claro. Compartir con Dani es un regalo; es una de las canciones más importantes del disco.

Uno de los hitos de tu carrera puede que haya sido escribir para Raphael uno de los cortes de su último disco –Igual (loco por cantar)–.
La compuse junto a Alejandro Martínez. Teníamos el subidón de que nos la hubiesen encargado, y eso, más las ganas de escribir para uno de los más grandes, motivó hacer ese tema. Para mí es un orgullo, y más por haberla hecho junto a Alex.

¿Cómo se ven las cosas desde la cima del éxito?
No me siento así. Es un buen momento, pero nos queda mucho todavía por andar. Cada vez estamos más arropados por el público, pero esto me hace ser más exigente todavía con lo que voy escribiendo para el futuro. No olvido que lo primero son las canciones; sin esto todo se va al carajo.

¿Retos para el 2017?
Tocar hasta que nos sangren los dedos, hacer kilómetros, ser feliz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook