Noticias | Críticas de Cine

Café de flore: El sello de un creador (Por A. Dopazo)

Fue una de las películas más galardonadas del cine canadiense de 2011, obteniendo dos de sus once nominaciones a los Genie (los Goya de Canadá)
23-08-2012 12:17
0 votos
Una escena de la película.

Una escena de la película.

Denota en su sintaxis el sello propio de un creador maduro que sabe muy bien lo que hace y es una de esas películas que van configurándose paulatinamente desde una situación de partida muy poco explícita. A medida, sin embargo, que el relato va tomando cuerpo y las piezas que parecían anárquicas encajan perfectamente la luz se hace de forma notable, valiéndose para ello de la sensibilidad y de la coherencia de los personajes. Esta es, por encima de todo, una cinta sobre el amor, que puede vencer las duras y terribles barreras que se oponen a su desarrollo.

Transcurre en dos tiempos, en el París de los años sesenta, con una madre, Jacqueline, decidida a entregarse por entero al cuidado de su hijo Laurent, que tiene el síndrome de Down y que, por ello, ha sido abandonado por el padre, y en el Montreal de hoy, donde Antoine, un disc jockey de éxito padre de dos hijas, acaba de separarse de su esposa enamorado de otra mujer que le hace sentirse el hombre más feliz del mundo.

Fue una de las películas más galardonadas del cine canadiense de 2011, obteniendo dos de sus once nominaciones a los Genie (los Goya de Canadá), incluido el de mejor actriz para la espléndida Vanessa Paradis. Autor previo de La Reina Victoria, un exquisito producto histórico, el director Jean-Marc Vallée tiene ese don que le permite adentrarse de lleno en sus protagonistas y lograr así que el espectador conozca a fondo sus problemas.

Lo consigue, además, logrando una labor espléndida de los actores, especialmente de la citada Vanessa Paradis, que logra momentos notables de intensidad y afecto con un niño, Marin Gerrier, que padece el síndrome de Down y con el que compartió vivencias un mes antes del rodaje, que permiten que fluya entre ambos una considerable ternura. Aunque algo oscurecido por ella, también Kevin Parent, el padre divorciado, desempeña una labor muy meritoria. Se vale, por otra parte, de la música, sobre todo de la canción que justifica el título, para establecer unos vínculos necesarios en el relato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

'El rastro' muestra la muerte repentina de animales en Polonia

'El rastro', signos de leve mejoría

El filme, basado en la novela de Tozarczuk, busca convencer de que la astrología rige nuestro destino

Un momento de ?Dep?

'Deep', un héroe del fondo del mar

Con un extraordinario colorido, denota a todas luces su condición de espectáculo reservado a los más pequeños

Un momento del tráiler de 'La Liga de la justicia'

'La Liga de la justicia', seis superhéroes fatigados

No responde a las expectativas creadas y supone una ligera pero elocuente decepción

Fotos de cine

Hacia la luz
Hacia la luz
Hacia la luz
Hacia la luz
Hacia la luz

Hacia la luz

Misako es una apasionada guionista de películas para invidentes. En una [..]

Prev
Next