Noticias | Críticas de Cine

Críticas cine

'El nombre'

Cuenta con una pluma ágil y poco miedo ante el desafío de trasladar las batallas lingüísticas desde el proscenio al celuloide
19-09-2012 07:58
0 votos
'El nombre'

'El nombre'

Una historia sobre el lenguaje, sobre los lugares comunes del discurso y la palabrería fácil. Un significante logro, cabe adelantar, de Alexandre de La Patellière y Mathieu Delaporte, pareja profesional que ha llevado a la gran pantalla la obra homónima con la que triunfaron en la escena teatral de París hace dos años. Más de 250 representaciones deberían ser suficientes para avalar su traslado al cine. Y lo son, en efecto.

'El nombre' no esconde su filiación con otros trabajos franceses, como 'La cena de los idiotas' (1998), de Francis Veber, o Un dios salvaje, de Yasmina Reza y adaptada al cine, el año pasado, por Roman Polanski. Todas ellas provienen del universo teatral y todas pretenden desenmascarar los prejuicios sociales que esconde lo políticamente correcto.

Nada nuevo bajo el sol, cierto, es lo que ofrece 'El nombre', pero a su favor habría que remarcar que nunca está de más sacudir nuestras biempensantes conciencias. Aquí el conflicto lo provoca Vincent, un cuarentón afín a la política del capital, que va a ser padre por primera vez. Su hermana Élizabeth y su marido, Pierre, orgullosos izquierdistas, han organizado una cena en casa, y, pronto, lo que tendría que ser un ligero encuentro familiar se transforma en un embrollo catedralicio cuando Vincent les adelanta el nombre de su futuro vástago. Ese nombre, mucho más que un denominativo, cargado de simbolismo, quizá algo hiperbólico para la que esto firma, provocará una crisis profunda en el microcosmos social que se ha reunido esa noche.

Para desmarcarse de los largometrajes previos, De La Patellière y Delaporte cuentan con una pluma ágil y poco miedo ante el desafío de trasladar las batallas lingüísticas desde el proscenio al celuloide. La presentación de los personajes, en este sentido, es divertida y eficaz, aunque a la postre quede como un recurso algo gratuito. Y ahí es donde flaquea la propuesta de los franceses, en buscarse en los clichés para poner en marcha su afilada crítica. Debieron de pensar que en la exageración se encuentra la verdad. Tampoco iban muy desencaminados: esa es la razón de la comedia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

Una escena de 'Legionario', de Eduardo H. Garza

'Legionario': contra viento y marea

Una producción completamente española que muestra la guerra de Afganistán con osadía y coraje

Dany Boon da vida al protagonista de la cinta

'Manual de un tacaño', fallido cambio de rumbo

No es la parodia divertida y ácida que se pretendía y está lejos de ser el retrato certero y demoledor de un individuo tan avaro

Cecilia y Alec en una escena de 'Lo que de verdad importa'

'Lo que de verdad importa': Con toques de cuento y solidaridad

Pensada para el público adolescente, este filme destina su recaudación a la lucha contra el cáncer infantil

Fotos de cine

Yo, Claude Monet

Yo, Claude Monet

Aproximación documental a la vida del pintor Claude Monet, la película [..]

Prev
Next