Noticias | Críticas de Cine

Infiltrados en clase: Conatos de diversión (por A. Dopazo)

Primer largometraje con personajes reales de Phil Lord y Christopher Miller, que firmaron la película de animación Lluvia de albóndigas
18-05-2012 11:11
0 votos
Inflitrados en clase.

Inflitrados en clase.


Sus credenciales no son precisamente brillantes, aunque hay que reconocer que tampoco detestables, y pese que a la postre funcione de forma intermitente como comedia y producto de acción, porque en realidad es una combinación de ambos géneros, su efectividad únicamente tiene visos de prosperar entre un auditorio joven y adicto a este tipo de oferta de bajo calibre.

La metamorfosis que ha sufrido la serie de televisión en que se basa, titulada en España Jóvenes policías y emitida a finales de los ochenta y principios de los noventa, ha dado, eso sí, loables resultados en taquilla, especialmente en Estados Unidos. Lo que era un producto para adolescentes con un humor ingenuo y poco efectivo para adultos ahora se sirve en clave de desmadre sexual y de acción pasada de rosca.

Primer largometraje con personajes reales de Phil Lord y Christopher Miller, que firmaron la película de animación Lluvia de albóndigas, su labor ha sido menos satisfactoria, si bien ambos denotan un evidente instinto para hacer viable un humor que podría haber sido todavía más vulgar. En este decorado peculiar irrumpe la figure del actor y productor Jonah Hill, nominado al Premio Oscar por Moneyball, que sabe aportar a su personaje de Schmidt la dimensión adecuada. Es un joven que no brilló como alumno en las aulas y que ha escogido la profesión de policía para salir adelante. El mismo proceso que ha vivido Jenko, que fue compañero suyo, con el que ahora ha formado una patrulla en bicicleta entregada a tareas de vigilancia residuales.

Con un futuro tan poco prometedor, la suerte les sonreirá de forma inesperada cuando se les presenta la oportunidad de convertirse en agentes camuflados e infiltrarse en las clases, aprovechando su aspecto juvenil e inocentón, para destapar una red de tráfico de drogas. Es de esta guisa como sacarán a relucir sus verdaderas aptitudes.

Lo harán, naturalmente, con métodos nada ortodoxos que llevarán a su jefe al límite de la paranoia y que en el plano de la diversión solo funciona ocasionalmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

Un momento de 'No sé decir adiós'

'No sé decir adiós': Cuando el fin se acerca

Ópera prima que configura un producto duro y terrible con un privilegiado sentido del drama pero con notas de humor

Un momento de 'Dancer'

'Dancer': Más allá del documental

Se acerca a la figura del bailarín Sergei Palunin desde una doble y reveladora perspectiva, la íntima y familiar

Un momento de 'Paraíso'

'Paraíso': Un horror que emociona

Escarba con precisión y con un magnífico diseño dramático en el holocausto judío

Fotos de cine

Goodbye Berlin
Goodbye Berlin
Goodbye Berlin
Goodbye Berlin
Goodbye Berlin

Goodbye Berlin

Mientras su madre está en una clínica de rehabilitación y su padre en un [..]

Prev
Next