Noticias | Críticas de Cine

Ni pies ni cabeza: En caída libre (por A. Dopazo)

La tendencia permanente de los personajes a pasarse de rosca, exagerando sus ademanes de forma irritante
01-06-2012 11:55
0 votos
El cartel de la película.

El cartel de la película.

El título define, sin duda, lo que es la película, un subproducto sin pies ni cabezacon el que el veterano realizador Antonio del Real continúa en caída libre, muy lejos de aquellas comedias simpáticas y no exentas de frescura, del tipo de Cha cha chá y Corazón loco que, al menos, convocaban la sonrisa. Situada entre la comedia ridícula y la denuncia grotesca, no encuentra nunca el tono idóneo para que sus fotogramas susciten el más mínimo interés.

La tendencia permanente de los personajes a pasarse de rosca, exagerando sus ademanes de forma irritante, impide que algo de su supuesta crítica contra la corrupción en altos mandos de la Guardia Civil llegue a fraguar. Y lo que es peor del todo, su desmesurado metraje, que alcanza casi las dos horas, convierte el espectáculo, obviamente, en una auténtica tortura. Del Real se ha basado en una novela de Juan Carlos Córdoba que tiene la estructura de thriller con ribetes políticos, encauzando un relato que saca a la luz trapos sucios de la Benemérita que afectan, sobre todo, a una cúpula militar que sigue aferrada al pasado en materia de privilegios y de corruptelas.

Desgraciadamente, la solución que se le ha dado en la pantalla, resaltando el intento de divertir mediante la burla fácil, no puede ser más desdichada. Desde que la trama se define, fruto del encuentro del cadáver decapitado y sin pies que encuentran dos números de la Guardia Civil en la sierra madrileña, la sucesión de disparates no cesa. Y un caso que parecía remitir a la actuación de una secta se complica y politiza cuando se comprueba que el muerto es un sindicalista del cuerpo que despertaba la animosidad, sobre todo, del General Yanes, que está empeñado en echar tierra al asunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

Los sentimientos pueden con todo en 'Maudie'

'Maudie': Los frutos de la sensibilidad

La intimidad de una pareja casi imposible llena la pantalla de sentimientos y emotividad

Una de las escenas de 'Señor, dame paciencia'.

'Señor dame paciencia': Diversión con limitaciones

La película asegura humor inspirado en 'Ocho apellidos vascos' pero los resultados son desiguales y poco inspirados

Diane Lane interpreta a Anne, en 'París puede esperar'

'París puede esperar': Delicias made in France

La película resulta algo reiterativa y que pierde fuerza y gancho en la segunda mitad

Fotos de cine

Tubelight
Tubelight
Tubelight
Tubelight
Tubelight

Tubelight

En una ciudad del norte de la India, Laxman vive una vida tranquila junto [..]

Prev
Next