Noticias | Críticas de Cine

Tengo ganas de ti: Virtudes para la taquilla (por A. Dopazo)

En este panorama juegan un papel también decisivo los actores, especialmente un Mario Casas que sabe vestir su personaje como desean sus fans
26-06-2012 11:00
0 votos
Una escena de la película.

Una escena de la película.

A nadie escapa que estamos ante un melodrama juvenil de corto recorrido y sin trascendencia alguna, pero que resalta una virtud esencial por encima de todo y es su capacidad notable de convocatoria hacia el público al que va destinada, esa masa juvenil nutrida de chicas quinceañeras, demostrando que sabe escoger el idioma narrativo idóneo para que la película se erija en uno de los grandes éxitos del año.

Un mérito que hay que atribuir al director, Fernando González Molina, que repite en esta secuela de Tres metros sobre el cielo aplicando unos esquemas y unas soluciones que ya funcionaron previamente. De este modo se hace patente que el fenómeno del escritor italiano Federico Moccia se reproduce en España con la misma intensidad que en su país y, lo que es másrevelador, que nuestro cine está capacitado para aplicar al mismo los recursos idóneos para que se obren milagros en la taquilla.

En este panorama juegan un papel también decisivo los actores, especialmente un Mario Casas que sabe vestir su personaje como desean sus fans y que está resucitando entre nosotros al ídolo de masas. La funcional y hábil realización de González Molina en solo su tercer largometraje permite, incluso, que un metraje tan desorbitado, que rebasa las dos horas, no estropee la fiesta y que, pese a que se produzcan algunos altibajos como consecuencia de personajes innecesarios, no convoque apenas el aburrimiento.

Por lo menos hay que dejar constancia de que un producto abiertamente comercial no ofende a la inteligencia. Sabe, de hecho, ganarse al auditorio recurriendo a la nueva aventura amorosa de Hugo, Hache para los amigos, que regresa de Londres tras el fracaso de su primera experiencia sentimental con la sugestiva Babi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

Los sentimientos pueden con todo en 'Maudie'

'Maudie': Los frutos de la sensibilidad

La intimidad de una pareja casi imposible llena la pantalla de sentimientos y emotividad

Una de las escenas de 'Señor, dame paciencia'.

'Señor dame paciencia': Diversión con limitaciones

La película asegura humor inspirado en 'Ocho apellidos vascos' pero los resultados son desiguales y poco inspirados

Diane Lane interpreta a Anne, en 'París puede esperar'

'París puede esperar': Delicias made in France

La película resulta algo reiterativa y que pierde fuerza y gancho en la segunda mitad

Fotos de cine

Tubelight
Tubelight
Tubelight
Tubelight
Tubelight

Tubelight

En una ciudad del norte de la India, Laxman vive una vida tranquila junto [..]

Prev
Next