Fin de semana

Las secuoyas de la Sagra

7 votos

Puebla de Don Fadrique - Granada

Junto a la montaña emblemática de La Sagra, en La Puebla de Don Fadrique (Granada) se encuentra nuestro rincón insólito de la semana.

Colocarse bajo estos milenarios árboles es entrar en un mundo de imaginación. Hoy en día, y afortunadamente, están vallados y es más difícil que algún imbécil pueda cometer alguna tontería.

Itinerario recomendado

Desde Murcia la mejor opción es tomar la autovía del Noroeste dirección Caravaca de la Cruz. Desde allí seguiremos por Barranda hasta la población de Almaciles primero, y pocos kilómetros después, llegaremos a La Puebla de Don Fadrique. Una vez aquí, y siguiendo la carretera de Santiago de la Espada, a la salida del pueblo un cruce a nuestra izquierda nos indicará el camino a seguir hasta Collados de la Sagra por una carretera de unos 11 kilómetros asfaltada, pero en la que hay que llevar mucho cuidado, pues es estrecha y con curvas cuya visibilidad es baja; si vamos despacio no conllevará peligro. Tras dejar a nuestra derecha algunas casas rurales, es parada obligada el hotel restaurante de Los Collados de la Sagra, donde Domingo ha hecho de su cocina una parada obligatoria. El único problema es, quizá, su precio. Lo mejor para no llevarnos sustos es cerrar un menú. Dos kilómetros después del hotel, hay un cruce que a nuestra derecha nos llevaría a la población de Santiago de la Espada, pero que nosotros tomaremos a la izquierda. De todas formas cuando nieva por esta zona (prácticamente todos los inviernos) esta carretera que hemos tomado ofrece paisajes maravillosos donde contemplar en todo su esplendor la majestuosa Sagra. Tan solo un par de kilómetros desde el cruce que tomamos a la izquierda, aparecerán una colonia de secuoyas también a nuestra izquierda. No hay mucho sitio para dejar el coche pero os aseguro que merece la pena contemplarlas durante un tiempo. En fincas privadas (quinientos metros antes de llegar a nuestro destino a la derecha) también hay más árboles como éstos, incluso algunos de ellos mejor conservados, lástima que no puedan verse en todo su esplendor. Creo que la Junta de Andalucía debería hacer algún esfuerzo para llegar a acuerdos con sus propietarios para poder acceder a ellos. El acceso al pico de La Sagra merece un esfuerzo más que extra, pero cuando lleguéis arriba, la misma montaña os recompensará de sobra con sus paisajes. Sólo tenéis que tener en cuenta que en invierno es bastante peligrosa, y que requiere de una preparación y material medio alto. No es muy recomendable si van chavales pequeños. A la hora de comer, también tienes los diferentes restaurantes (muy recomendables por cierto en su relación calidad precio) que hay en la carretera que une Barranda con Almaciles.

Galería de fotos

Mapa