Grandes viajes

Cruz de Tejeda

0 votos

Las Palmas de Gran Canaria - Las Palmas

Nieve en el cruce de caminos que lleva a los roques que se nublan

Aníbal Ramírez

 

Cruz de Tejeda es un ventanal "a roques que se nublan y a piedras enamoradas de dialogar con las cimas" al que llegan todos los visitantes de Gran Canaria. Alrededor de este cruce se configura un vasto y riquísimo patrimonio natural, arqueológico y etnográfico todavía por conocer que la reapertura de su Parador Nacional hace justo un año, tras 26 de ellos cerrado, torna más atractiva si cabe. Y, además, este fin de semana une a sus muchos atractivos el de la primera nevada caída sobre Gran Canaria.

 

El lujoso mirador que ofrece el flamante recinto hotelero de cuatro estrellas de Cruz de Tejeda invita, de entrada, a no salir de la habitación con vistas. Pero este entorno que embelesa contiene numerosos cofres donde se esconden senderos, parques arqueológicos, espacios naturales, pintorescos pueblos, museos y espacios etnográficos.

Una de las visitas casi obligatorias es el espacio arqueológico de la Sierra del Bentayga (o Ventagay), una de las mas imponentes manifestaciones de la cultura de los primeros canarios ya que reúne cuevas viviendas, cuevas funerarias, almogaren o lugar de culto, grabados y hasta un muralla defensiva.

Dotado de un centro de interpretación, fue el escenario de uno de los sucesos mas sorprendentes de la resistencia a las tropas castellanas que tras 15 días de asedio, quisieron entrar por la fuerza, recibiendo desde la altura del roque piedras, troncos y, algunas crónicas señalan que en la desesperación, hasta huesos de familiares muertos fueron arrojados sobre los atemorizados invasores. Por la noche, los 'canarii' sortearon las huestes españolas hacia Ansite, el último capítulo de la conquista de Gran Canaria. El poblado troglodita de Acusa (Artenara), recientemente restaurado por el Cabildo, es otro yacimiento espectacular en una comarca rica en este tipo de patrimonio.

NUBLO. Los espacios naturales son otro de los tesoros que se asoman a la caldera de Tejeda, con el parque natural de Tamadaba, el espacio con mayor biodiversidad para los especialistas ya que exhibe vegetación húmeda y seca. Pero tambíén cercanos están el Paisaje Protegido de Cumbres -Montañón Negro y Pinos de Gáldaro el Parque Rural del Nublo, en cuyo interior se encuentra el monumento natural del más famoso de los peñascos de la isla.

De hecho, esta zona se enmarca dentro de la Reserva Mundial de la Biosfera otorgada por la Unesco. Numerosos senderos sortean ademas este rico patrimonio con pueblos como Tejeda y Artenara. Para Óscar Martín, director del nuevo Parador, lo más espectacular es "como de repente, de entre la bruma emergen los roques y las montañas, y el manto de nubes baja hasta desaparecer". Surge la Xerocanaria.

El yacimiento del Bentayga, el pinar de Tamadaba, el Nublo, Tejeda o Artenara guardan sus tesoros junto al Parador

La aparición de los roques entre la bruma es el espectáculo de la zona que más sorprende al visitante.

Galería de fotos

Mapa