Grandes viajes

La Sorrueda, palmeras y olivos

0 votos

Las Palmas de Gran Canaria - Las Palmas

La presa está llena y el espectáculo visual está garantizado

La imagen de la presa de La Sorrueda y su palmeral, que esconde uno de los pueblos más coquetos de la Isla, se ha convertido en una postal que cuelga de agencias de viajes y luce en folletos sobre Gran Canaria.

Para todos los amantes de los parajes naturales y de las bellezas que esconde el paisaje rural de Gran Canaria, la visita al palmeral de La Sorrueda se hace este fin de semana casi obligatoria. Si, a lo largo del año, salir a comer algo a Santa Lucía y pasear luego por el palmeral es algo altamente recomendable (sobre todo si nos visitan amigos o familiares de la Península o el extranjero que no conocen la isla), esta semana los barrancos rebosantes de agua corriendo y las laderas henchidas de humedad ofrecen un espectáculo a la vista que sólo conoce quien haya pasado por allí estos días.

Para quien disfrute de caminar por el monte, bajando de La Sorrueda hacia la presa se encontrará con el barranco del mismo nombre, que en estos momentos cuenta con abundante agua corriente por su cauce. Pero quien no, podrá pasear por el palmeral, por el pueblo de Santa Lucía e incluso por el vecino poblado de Temisas; sin duda uno de los núcleos rurales mejor conservados de la isla y también uno de los más bellos.

se trata de una excursión que puede hacerse en pareja, con amigos, o con toda la familia al completo. Eso sí, siempre que se esté motorizado porque el acceso en guagua desde Las Palmas de Gran Canaria requiere de transbordo en la estación de guaguas de Agüimes.

Galería de fotos

Mapa