Paseos

Almargen, donde reside el Ídolo de la Fertilidad

0 votos

Almargen - Málaga

El paisaje está dominado por campiñas de olivar, cereal y girasol

Con el color y el calor de los pueblos de siempre, Almargen se define como una localidad tranquila y de gente amable. Su esencia está marcada por la naturaleza y las actividades ganaderas y agrícolas. Reflejo es su paisaje, dominado todo él por cerros y lomas, salpicadas por campiñas de cereal, de olivo y de girasol. La ubicación de esta población pareciera estratégica, a medio camino de municipios enclavados en las provincias de Sevilla y Cádiz, y por supuesto de Málaga.

El carácter de localidad de paso sigue avalado por la existencia de yacimientos arqueológicos que confirman la existencia de poblados desde la Edad de Cobre, con perduraciones durante el Bronce, ibero-romanos e islámicos. Como fiel testaferro de la presencia de civilizaciones antiquísimas en estas tierras sobresale el Ídolo de la Fertilidad, una escultura de mármol con más de cinco mil años de antigüedad al que se le suponen propiedades para la fecundación de las mujeres.

Avanzando por el casco urbano del pueblo, también pareciera que la esencia suave del paisaje se hubiera trasladado al corazón almargeño. Así, el visitante se encuentra con un pueblo de calles largas y rectas, muy alejadas de los trazados imposibles de otros municipios malagueños. El corazón del pueblo es su plaza, donde hay una fuente de agua fresca y destacados trabajos de jardinería en forma de arcos. Muy próxima está la iglesia de la Inmaculada Concepción (S.XVI), en la que sobresale su espadaña en el exterior, y en el interior sus artesonados mudéjares.

La sierra de Almargen y el paraje del río Salado son idóneos para la práctica del senderismo y el cicloturismo. En el entorno del nacimiento brotan, a borbotones, aguas milagrosas, recomendadas para enfermedades relacionadas con el aparato digestivo por su elevado nivel de yodo. Ha sido sólo un pequeño paseo por el pueblo de Almargen.

Galería de fotos

Mapa