Paseos

Fontanales, potaje y paseo

0 votos

Las Palmas de Gran Canaria - Las Palmas

Naturaleza y gastronomía juntas y con materia prima de calidad

Gastronomía, naturaleza, senderismo, animales, tranquilidad... Estos son algunos de los atractivos del pueblo de Fontanales, en el municipio grancanario de Moya, donde hacen (guarden el secreto) uno de los potajes de berros más ricos de toda la isla. Algo tendrá que ver la calidad de la materia prima, recogida de las tierras y granjas de los alrededores.

Tiene identidad propia, está situado en las medianías y ha creado en su entorno florecientes negocios vinculados con la hostelería y la restauración, sin dejar a un lado la tradicional actividad agrícola y ganadera. Fontanales es, para su gente, un pueblo, aunque desde un punto de vista administrativo depende del Ayuntamiento de Moya. Tiene apenas unos 1.300 vecinos, y ha sufrido con el tiempo los problemas de muchas zonas rurales, como es la emigración y la lejanía de la vida urbana.

Como destino para pasar una tarde del fin de semana, Fontanales cuenta con muchas ventajas: la primera es que está relativamente cerca de la capital, a unos 45 minutos en coche pasada la carretera que lleva a Moya; aunque una vez allí da la sensación de que se está en la cima del mundo. En días de frío, el pueblo se encuentra casi siempre cubierto por una fina capa de lluvia y niebla propias de medianías de la vertiente norte de la isla; en días de sol reluce todo el verde de sus fincas y castaños como contraste con el azul intenso del cielo.

Tras la comida en cualquiera de sus muchos y reconocidísimos establecimentos de restauración, lo mejor es darse un paseo por los Tilos de Moya, que están a tiro de piedra si se va en coche hasta la entrada. Aunque también se puede salir caminando desde la misma plaza de Fontanales, por la carretera, hacia la Caldera de los Pinos de Gáldar. El paseo es hermosísimo y no requiere el uso del automóvil.

Galería de fotos

Mapa