Rutas y excursiones

Corcubión, mar en calma

0 votos

Murcia - Murcia

Este concello coruñés tiene en sus playas uno de sus atractivos turísticos

Tere GradÍn

 

Su casco antiguo es conjunto histórico-artístico desde 1985 y le sobran razones para ello. Este concello coruñés conserva todo el encanto de la arquitectura popular marinera y recorriendo sus calles se observa la histórica nobleza que aquí tuvo casa. Corcubión, enclavada en un sector litoral asentado en una hermosa ría, tiene en sus playas otro de sus atractivos turísticos.

Parte de su edificación civil se levantó en los siglos XVIII y XIX como la Casa de los Pardo o de los Castro. Del siglo XIX y de notable interés son la Casa Miñones o el edificio del Juzgado, que conjugan los elementos modernistas de moda en la época. También se pueden observar los pazos que las familias hidalgas tuvieron aquí, como los de Figueroa y Porrúa o Pose Bermúdez y Varela.

En el centro de la villa, y dentro del apartado de arquitectura religiosa, es reseñable la iglesia de San Marcos, originariamente románica del siglo XII, aunque predominan los elementos góticos, con fachada y campanario reedificados tras ser destruidos po una tormenta en 1885. En el interior alberga una interesante talla del evangelista San Marcos. Precisamente, la localidad se viste de fiesta el 24 de abril para honrar al santo. El puerto es también un fiel reflejo de la historia de Corcubión, reconstruido y ampliado después de sufrir los avatares de la Guerra de la Independencia, ya que la villa fue de gran importancia estratégica debido al trazado de su ría, un semicírculo que protege de vientos y avatares.

El castillo

Fuera ya del núcleo urbano, en la carretera que recorre la costa, se encuentra el castillo del Cardenal, cuya construcción comenzó en 1741. Su misión consistía en la defensa de la ría con su vecino castillo del Príncipe, situado al otro lado, en Cee. Continuando por esta carretera se llega al Cabo de Cee, desde donde se observa una hermosa vista sobre la bahía y las islas Lobeiras. Por la orilla de la península se ubica la parroquia de Redonda, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre. En el término existen playas como la de Quenxe, con restos de antiguas fábricas de Salazón y de la Compañía General de Carbones. De la antigüedad del poblamiento quedan testimonios como el Monte do Castro de Quenxe, que todavía conserva una parte de su plataforma y la muralla defensiva.

 

Galería de fotos

Mapa