Rutas y excursiones

Por los molinos del Profundu

0 votos

Murcia - Murcia

Itinerario entre el pueblo de Valbúcar con final en la localidad de Coru

Ángel Fernández Ortega

 

El río Profundu nace en la cota 400 metros sobre el límite más meridional del municipio de Villaviciosa. Desde esa altitud su torrentera de aguas, de unos 14 Km. de longitud, se desplaza al Norte hasta confluir en el río Viacaba, en las proximidades del pueblo de Valbúcar. El río Profundu constituye en si mismo un museo natural y etnográfico al aire libre ya que en su paisaje está escrita la historia del uso del suelo. Entre otras cosas, fue transitado desde tiempos inmemoriales por los lugareños, que acudían a los veintidós molinos que se escalonan a lo largo de unos 9 Km.

Comenzamos la andadura en Valbúcar (30 m.) pueblo situado en el Km. 2,3 de la carretera AS-255. Aquí aparcamos el vehículo al lado del río Vicaba y después nos acercamos al panel de inicio donde arranca el camino P. R AS-137.

Afrontamos inicialmente una ligera subida por un amplio camino que avanza a la sombra de eucaliptos y, a continuación, descendemos al cauce, donde tomamos contacto con el río. Un poco más allá de la orilla opuesta vemos el molín de Griselda, mientras que el camino prosigue en llano hasta alcanzar la carretera que comunica las aldeas de La Vega y Villaverde, donde se contempla el molino homónimo. Seguimos carretera adelante unos metros hasta desviarnos a la derecha y franqueando una portilla nos introducimos por unos prados donde recuperamos nuevamente el río. El camino, a partir de aquí, se introduce envuelto en una malla forestal donde el río y el camino se funden como una sola unidad orográfica. Sin apercibirnos llegamos al molín del Profundu ubicado en medio de un paraje mágico y nada más rebasarlo la senda se eleva por encima yendo protegida de una valla de madera para evitar los accidentes. Descendemos nuevamente al cauce y de manera ondulante vamos progresando a contra corriente. Por ahí llegamos al molín del Trabancu, único de la ruta que contaba con vivienda. Más adelante nos hallamos en un lugar bellísimo donde se levanta el molín del Pitu y cuyo acceso se hace por un puente de madera. Al poco tiempo, y en medio de la floresta, aparece el molín de José Xico. Tras superarlo, y caminando otro trecho, cruzamos el molín de Perea, al que se accede por un puente de madera sin protección. Dejamos atrás estos molinos que pertenecen a la parroquia de Lugás avanzando con el rumbo previsto. Después de cruzar este paraje, el valle se abre ostensiblemente y aparecen los prados de ribera donde la huella del camino desaparece momentáneamente. Cruzando este tramo asoma el molín de Perniles, que nos queda a la izquierda del camino y también en ruinas, presentando solamente el arco de salida. A partir de aquí la ruta se estrecha considerablemente apareciendo al cabo de muy pocos metros el molín de Arriba (103 m.).

Seguidamente nos dirigimos por el despejado horizonte hasta llegar a un crucero de caminos señalizado. Optamos aquí por abandonar este tramo de los molinos yéndonos por la pista de tierra que afronta una costosa subida hasta aflorar en el barrio de La Piñera, de la parroquia de Coru. Nos recibe una reata de hórreos y paneras que se alinean a lo largo de la caleya por la que culminamos en la carretera AS-332.

Más hórreos y paneras de «estilo Villaviciosa» se expanden a lo largo de Coru. (208 m.), donde concluye esta ruta senderista.

Galería de fotos

Mapa

Encuentra los eventos de

Sugerencias...

Deja tu comentario
La iniciativa 'Caminos de Pasión' resulta una vía inigualable para conocer el patrimonio [..]