Noticias | Críticas de Cine

¡Por fin solos!: Decepción sin paliativos (por A. Dopazo)

Su propósito de efectuar una especie de retrato en clave de comedia de su propia generación a través de las vicisitudes de un matrimonio?
0 votos
Una escena de la película.

Una escena de la película.

Aburrida, sin mordiente alguno y con soluciones ridículas, supone una absoluta decepción que no tiene nada que ver con el mejor cine del veterano Lawrence Kasdan, autor de títulos de la talla de Reencuentro, Fuego en el cuerpo y Grand Canyon. Se deja sentir, de forma rotunda, su notable baja forma y el hecho de que en el transcurso de la última década únicamente ha dirigido una película, El cazador de sueños en 2003.

Su propósito de efectuar una especie de retrato en clave de comedia de su propia generación a través de las vicisitudes de un matrimonio formado por un cirujano y su esposa, que se han quedado solos tras la boda de su segunda hija, se frustra por completo ante una serie de concesiones innecesarias y, sobre todo, anodinas al peso que sobre la convivencia de ambos ejerce un perro que ha entrado en su hogar y en sus vidas. El problema es que se da tanto protagonismo al animal que todo lo demás parece superfluo e innecesario.

Lo más grave es que se ha desaprovechado un reparto de lujo en el que una serie de veteranos ganadores del Oscar, Diane Keaton, Kevin Kline y Dianne Wiest, no dan la talla por culpa de un guión funesto. Escrito por el propio director y su esposa Meg, el guión recuerda por su mediocridad al de otra comedia del realizador fallida, Mumford, si bien aquí se mueve en un terreno más ambicioso. El escenario, primero en Denver y después en los bellos paisajes de las Montañas Rocosas, con una fotografía, eso sí, magnífica, encauza la realidad del matrimonio maduro formado por Joseph y Beth, que viven muchos años juntos pero que solo ahora sufren el efecto del síndrome del nido vacío tras la salida del hogar de las dos hijas.

La anécdota que «inspira» el relato sucede tras la boda de la segunda hija y es consecuencia del extravío del perro de la pareja, encontrado solo poco tiempo antes abandonado en la nieve. La desolación de Beth es tal que a partir de ese momento solo hay un tema que le preocupe, encontrarlo al precio que sea. Lo harán recorriendo toda la zona boscosa del entorno, valiéndose de amigos que se han quedado tras la boda y de una vidente que no siempre acierta en sus vaticinios.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Críticas de cine

Una escena de 'Leo Da Vinci. Misión Mona Lisa'.

'Leo Da Vinci. Misión Mona Lisa': Un genio con fisuras

El objetivo original de recrear una etapa importante de su existencia se ha efectuado de forma satisfactoria

Escena de la película.

El buen maestro: Una escuela que respira

François Foucault es el profesor que va a comprobar, a sus 40 años, cómo su plácido universo habitual sufre un cambio radical

Una escena de 'Verano de una familia de Tokio'.

'Verano de una familia de Tokio': desde Japón con ternura y humor

Pone sobre la mesa los problemas del clan de los Hirata y subraya el enfrentamiento que ello entraña

Fotos de cine

Nunca estamos solos
Nunca estamos solos
Nunca estamos solos
Nunca estamos solos
Nunca estamos solos

Nunca estamos solos

Un guardia de prisiones paranoico se muda a un pueblo flanqueado por una [..]

Prev
Next